Exploración y explotaciónMaquinaria y TecnologíaMineríaTecnología

MOM, la plataforma para optimizar el uso de datos en las operaciones mineras

Rockwell Automation

En una industria minera, cada vez más compleja, la implementación de tecnologías y soluciones digitales resulta imprescindible para optimizar operaciones y garantizar la seguridad de todos los activos. Cada vez es más complicado extraer materias primas de manera sencilla en las mineras. Los minerales de fácil acceso ya no existen y las necesidades de los mercados no se detienen.

Sin embargo, la industria minera se ha rezagado en la adopción e implementación de soluciones tecnológicas. Esto se debe a que se ha enfocado mucho en la producción y poco en la transformación digital.

Dentro de ese ecosistema de tecnologías, existe la inteligencia artificial, realidad extendida, análisis predictivo, sensores, y gestión remota de las operaciones mineras. Es decir, se busca sacar a las personas de los ambientes mineros que en todos lados son poco amistosos para el ser humano y distantes de los centros urbanos.

Integración de datos activos

Rockwell Automation ofrece el acompañamiento a la industria minera en el viaje a la transformación digital a través de diferentes productos y servicios, involucrando a las personas, procesos y activos. Igualmente, el proveedor de soluciones automatizadas ofrece un portafolio de productos y soluciones hechas a la medida de las necesidades de la minería. Entre ellas, está una plataforma que integra los datos de todos los activos de las mineras.

Para Ricardo Rivera, consultor de minería para Cono Sur, Rockwell Automation tiene múltiples rutas de acción, incluyendo DCS, dispositivos de instrumentación, controladores y gestión de datos.

“Estamos en capacidad de poder ayudar a los clientes de manera agnóstica, que es un gran cambio que se ha venido dando, no solo atendiendo a los productos de Rockwell Automation, sino también a nivel multimarca, y en el ciclo de vida del dato, contextualizarlo para sacarles el máximo provecho”, destaca el experto.

Dentro de ese portafolio de productos y soluciones de Rockwell Automation, aparece la plataforma integrada de Gestión de Operaciones Mineras (MOM, por sus siglas en inglés). Esa solución busca facilitar el uso efectivo de los datos para la toma de decisiones.

Plataforma para la Gestión de Operaciones Mineras

El MOM trabaja con indicadores conocidos desde hace mucho en la minería como OEE, contabilidad de pérdidas y gestión de inventario. Lo interesante es que ese seguimiento antes era manual, con historiadores o sistemas donde se registraban los eventos que ocurren, y terminaba siendo un reporte estático que se enviaba a la alta gerencia.

Ahora, en lugar de tener ese reporte estático, se cuenta con un tablero con la facultad de accionar esa información, para poder llegar a los datos desde su origen y hacer análisis de causa-raíz.

Le recomendamos leer: La evolución de la mina conectada, Rockwell Automation.

El dato como eje central

De acuerdo con un estudio de McKinsey, menos del 1% de los datos están siendo usados por las empresas. Eso es porque no son capturados, almacenados, analizados, o no son accesibles. Facilitar el uso de datos, la captura, el almacenamiento, la transmisión, es parte de lo que Rockwell Automation hace.

Desde la perspectiva de Ricardo Rivera, en la minería pasa mucho que se toman decisiones con base en información poco confiable. “Hay un concepto de decisiones basadas en opiniones y no necesariamente en la verdad. Con sistemas dispersos, hay muchas fuentes de datos, sumado a una interpretación inconsistente y gente que no le cree a los sensores, es un gran problema”, explica.

Adicionalmente, en la minería hay muchos incendios, siniestros que deben ser resueltos, pero muchas veces no hay un espacio para hacer análisis de causa-raíz y entender qué está pasando. Igualmente, existe la necesidad de actualizar los sistemas, hacer una trazabilidad y habilitar la ciberseguridad. “Hay desafíos muy grandes y eso trata de resolver Rockwell Automation a través de ese tipo de soluciones, que están basadas en una plataforma que se adapta a las necesidades del cliente, que tiene un ciclo de vida que se puede mantener vigente con todas las actualizaciones y la seguridad que se necesita”, destaca Rivera.

OEE y Downtime accounting

El MOM tiene una amplia gama de módulos, pero se recomiendan dos para comenzar: OEE (eficiencia operacional efectiva, en español) y el downtime accounting (conteo de pérdida).

El OEE es una métrica para saber cómo se viene operando y tiene tres parámetros: disponibilidad, desempeño y calidad. Automatizar el OEE ayuda a tomar acción sobre los sistemas, y poder conectar de manera fácil y en tiempo real cambios en el desempeño, disponibilidad o calidad.

En tanto, el downtime accounting facilita la medición cuando hay un tiempo muerto. Igualmente, ayuda a identificar quiénes son los que están causando estos cambios en la producción, cómo poder solucionarlo y cómo está afectando al resultado final en la producción perdida.

Formato configurable

El MOM tiene un formato integral con diferentes pestañas. Se puede ir viendo la integración de los activos: desde explotación y tronadura hasta el puerto y despacho del material. La virtud es que es un software configurable. No es estático o monolítico.

El objetivo es poder tener toda la información y darle valor. Observar y monitorear los diferentes componentes para aprovechar la información de cada uno de ellos.

“Hablamos de cómo convertir ese reporte a un reporte vivo, incluso sin cambiarle nada, pero sí conectando la información en tiempo real y que sea accionable. Pero finalmente los expertos del proceso son los clientes, y ellos deben definir las variables que más valor les generan”, recalca.

Conozca más sobre Rockwell Automation, aquí.

Related posts

Capitan Mining reporta 6 perforaciones en Peñoles

Efraín Mariano

Pantera Silver completa perforación en proyecto Nuevo Taxco

Efraín Mariano

Deer Park ya produce diésel de bajo azufre para Tren Maya

Efraín Mariano